23/09/2021
06/07/2021 - 08.20hs - Política

“La pandemia se llevó puestos a todos los oficialismos, con o sin vacunas”

En un nuevo encuentro del ciclo de charlas de Mujeres de la Tercera de JxC, el economista y ex presidente del Banco Central, Carlos Melconian, con una exposición que excedió lo económico -como él mismo definió- brindó una aproximación política del presente del espacio como oposición y los objetivos a seguir si quieren volver a ser Gobierno.

“No me gustan los alcahuetes”, disparó en un año que describió como la elección más importante desde la vuelta de la democracia: “Lo que importa es poner límites a la administración”. Aclaró que es antigrieta y se alejó de la parte extrema del espacio.

“La pandemia es un problema que se llevó puestos a todos los oficialismos del mundo, con o sin vacunas”, subrayó ante más de 100 asistentes. Justificó que el Gobierno hizo todo mal en términos de gestión ya que “donde pones un dedo sale pus”. Y enfatizó que Argentina vive un proceso acumulativo donde todo es berreta, “somos berretalandia” y la oportunidad llegará si berretalandia encuentra piso.

En contexto electoral, el consultor internacional analizó que “la gente no quiere más mentiras ni coucheo en campaña”, avizoró un año para marcar límites a la administración actual, una oportunidad para la oposición pero deberán prestar atención a lo que quiere la ciudadanía: “Esperamos que el rechazo a este gobierno no sea un rechazo general (a la dirigencia política)”.

En tanto, reflexionó que 2021 no les dio tiempo y no estuvieron a la altura de una propuesta superadora. “Ya no polarización, ahora lo único que importa es el poroteo, no hay una propuesta superadora”, cargó hacia dentro del espacio por lo que propuso construir liderazgos que no deben ser autoritarios. Y sin dar nombres, apuntó a generar un cambio organizacional, un progreso sin progresismo, un cambio de mentalidad, hacer autocrítica de lo que se hizo mal y refundar una década de estanflación y extravío nunca visto en lo económico, social e intelectual.

“Todo lo acumulado hace que ni la soja a 600 dólares te saca, lo que nos lleva a un cambio de régimen total, un cambio sustancial, un liderazgo abarcativo, romper el partido vecinal de la Capital y que 'inclusivo' sea palabra madre de los partidos políticos”, resumió. Y con una metáfora futbolística describió el escenario actual en el Ejecutivo: “El número 9 resuelve en el área, no pide tiempo para preguntar al presidente del Club”.

Mientras, analizó que “al Conurbano no se le gana con las armas de ellos”, y deslizó que “lo que preocupaba en el Gobierno era que repartíamos más planes que el gobierno anterior. Nunca se discutió shock o gradualismo porque el shock lo hicieron los gradualistas en el gobierno anterior”. Por eso, apunto a no repetir, no llenarse de alcahuetes.

Así como pidió dejar la falsa emocionalidad, terminar de hablar de los pobres y decir la verdad: “No la asustadora de los extremos de la derecha, hay que usar historias de la gente, de progreso no progresismo y ganar con el mensaje 'no prometo nada' y trabajar para la gente en esta pasión inexplicable, con racionalidad”.

También participó Milagros Gismondi, presidente de la Fundación del Banco Ciudad y ex jefa de Gabinete del Ministerio que conducía Hernán Lacunza, recalcó que la economía no crece desde los últimos 10 años y desterró “el relato del Gobernador” respecto de los números en la Provincia que recién se publicaron (informes de ejecución presupuestaria). “No dejamos tierra arrasada porque sino no hubieran podido enfrentar la pandemia”. Y marcó que el keynesianismo se acaba cuando se acaba la plata.  

Habló de las cuentas en la gestión de María Eugenia Vidal y destacó la pelea histórica por el Fondo del Conurbano: “Sin ayuda nacional y sin el Fondo del Conurbano el déficit provincial actual hubiera sido mayor”.

Apuntó contra una Provincia que ajustó el gasto en seguridad, trabajo, ciencia y técnica, educación y cultura: “Gastaron lo mismo que nosotros en 2019, ajustaron un 5 por ciento salarios y jubilaciones. Lo mismo que a nivel nacional. En Salud hubo una caída del 6 por ciento y del 30 en Obras. Y un 24 por ciento de caída en obras para educación. En los primeros años de la gestión de Vidal nos endeudamos para hacer obras pero en 2020 se redujeron. El relato de una Provincia presente no se ve en los números”.

Esto -continuó- “pese al aumento de transferencia discrecional de Nación a Provincia, que duplicó su gasto en obras este año y la Provincia se llevó el 26 por ciento de las obras de Nación como gasto electoral para 2021”.

Además, sostuvo que el gobierno nacional tiende puentes con destino incierto y, como con el Club de París, patea problemas para después de las elecciones para obtener sensación de bienestar en la gente. Lo que generará una auto herencia para 2022 que será peor.

Expuso además el analista económico y periodista, Damián Di Pace, quien habló de un segundo semestre con un plan de contención de precios, desaceleración y más inflación para 2022. “El Gobierno quiere encender los motores de la economía cuando están fundidos”, señaló.

El encuentro virtual sobre economía fue convocado por la senadora bonaerense, Lorena Petrovich, quien expresó: “Eso solo no alcanzó, como dijo Carlos, tenemos una oportunidad y proyecto superador”. Y cerraron con un mensaje positivo y esperanzador para las y los participantes respecto del trabajo diario que realizan en territorio.  

Noticias más leídas
1
Lanús abre su primera Clínica Veterinaria Municipal
2
“Díaz Pérez ya cumplió su ciclo”
3
EL VOTO MASSISTA, EL KARMA DEL KIRCHNERISMO
4
Vecinos piden clausura definitiva y traslado de fábrica en Valentín Alsina
5
BULLRICH - CRISTINA, SE PROFUNDIZA LA POLARIZACIÓN