29/11/2020
16/08/2020 - 08.00hs - Opinión

LEY DE TELETRABAJO: EL SIGLO XXI CON OJOS DEL SIGLO XX

El pasado 25 de junio los Diputados le dimos media sanción a la Ley 27555 de Teletrabajo que fue ratificada por el Senado el 31 de Julio. Si bien desde Juntos por el Cambio acompañamos en general la media sanción de la ley, planteamos disidencias en los artículos que creemos que hacen de esta ley, una traba no solo para el desarrollo de esta modalidad de trabajo sino para la creación de nuevos puestos laborales.

Como pude expresar en mi discurso en aquella sesión, sancionar una reglamentación al teletrabajo es una oportunidad para comenzar a discutir la modernización de la legislación laboral argentina, pero esta oportunidad hoy se ve teñida de una excesiva regulación. Cuando hablamos de exceso en la regulación es sobre dos temas principales la reversibilidad del sistema (Articulo 8°) y el derecho a desconexión (Artículo 5°).

La primera afecta directamente a la potestad del empleador de redireccionar la funcionabilidad de sus empresas, sobre todo cuando muchos han logrado desde esta modalidad sostener puestos de trabajo ante la crisis provocada por la pandemia de COVID 19 y el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio decretado por el gobierno nacional el pasado 20 de marzo.

En este caso imaginémonos una empresa que tiene espacio físico postpandemia para 50 trabajadores y 50 trabajadores que lo hacen vía teletrabajo, pero estos últimos deciden exigirle a su empleador que lo quieren hacer en un espacio físico en común; no solo se pone en jaque la funcionalidad de esta empresa sino los protocolos laborales que la nueva normalidad nos exigirá.

El segundo caso choca con la realidad común de cualquier ámbito laboral, pero sobre todo sobre la tarea de otros trabajadores, podemos decir que atenta contra la solidaridad entre laburantes. Porque imaginemos a dos trabajadores que realizan tareas compartidas en distintos horarios, pero el trabajador B necesita consultarle al trabajador A sobre alguna cuestión relacionada a sus tareas comunes; ¿Cómo realiza esta consulta? ¿es violatorio si le envía un mensaje para consultarle?

Claramente hay un exceso reglamentario y en una Argentina donde el mayor enemigo de la falta de inversiones y de formalidad laboral es la INDUSTRIA DEL JUICIO LABORAL; este articulo no solo protege con exceso y falta de creatividad el derecho a desconexión y descanso de los trabajadores, sino que hace una mirada del siglo XX sobre el mundo del trabajo del siglo XXI. Por eso insisto que esta ley no solo atenta contra el teletrabajo actual sino con la creación de nuevos puestos de teletrabajadores.

Pero el desafío post pandemia es aún mayor, porque esta crisis nos presenta una gran oportunidad de corregir estos errores modernizando la legislación laboral para alentar el sostenimiento de puestos de trabajo, el combate a la informalidad y la creación de nuevas oportunidades para los argentinos y las argentinas.

La nueva normalidad, y así lo planteo en dos proyectos que recientemente presenté, debe encontrarnos corrigiendo errores del pasado para darnos un futuro mejor. Corregir la ausencia de una política de estado que genere una transición del sistema educativo al mundo del trabajo con prácticas profesionalizantes, una política de estado para proteger los puestos de trabajo que ante una crisis como la que hoy vivimos no necesite solo de la asistencia del estado creando un fondo de garantía laboral, una política de estado que fomente la formalización laboral generando incentivos fiscales para la contratación de personal; en fin la Argentina está ante la oportunidad de volver a ser faro en legislación laboral entendiendo las nuevas formas que hoy tienen la relaciones del trabajo en el mundo.

Solo lo lograremos si miramos el trabajo del futuro con el realismo del Siglo XXI y no con el romanticismo del Siglo XX.

Por Martín N. Medina, diputado nacional PRO Provincia de Buenos Aires

Noticias más leídas
1
Lanús abre su primera Clínica Veterinaria Municipal
2
“Díaz Pérez ya cumplió su ciclo”
3
EL VOTO MASSISTA, EL KARMA DEL KIRCHNERISMO
4
Vecinos piden clausura definitiva y traslado de fábrica en Valentín Alsina
5
BULLRICH - CRISTINA, SE PROFUNDIZA LA POLARIZACIÓN