21/09/2018
08/07/2018 - 08.15hs - Política

La situación económica es preocupante, por José Luis Pallares

La situación económica es preocupante, por la combinación de elementos externos, coyunturas desfavorables y errores del equipo económico, que no ha podido encontrar un rumbo claro para recuperar el camino del crecimiento.

Externamente, nos vemos afectados por la crisis que golpea a los países emergentes y la guerra comercial entre los grandes bloques económicos. Argentina sufrió más que otros, como consecuencia de su vulnerabilidad externa. Internamente, la producción agropecuaria se vio perjudicada por la sequía, con una pérdida de entre siete y ocho mil millones de dólares, lo que reduce en un 1 por ciento el crecimiento económico esperable para este año. Pero estos factores negativos se vieron agravados por decisiones equivocadas de política económica.

La quita de retenciones contribuyó a desfinanciar el Estado, sin que se crearan nuevos recursos genuinos ni se produjeran los anunciados efectos de reactivación. Frente a ello, el gobierno ha apelado al endeudamiento externo, el cual, si bien es un instrumento normal de cualquier gobierno, cuando crece en forma excesiva puede constituir una pesada hipoteca, además de aumentar los desequilibrios fiscales para hacer frente a los vencimientos. Tengamos en cuenta que el propio ministro Caputo reconoció que en dos años la deuda bruta subió unos USD 80.000 millones.

Al no lograr corregir esos desequilibrios ni mejorar significativamente la balanza comercial, el equipo económico no pudo cumplir su meta inflacionaria ni controlar el dólar.

La persistencia de la inflación, la suba del dólar, el aumento de las tarifas, son otros tantos golpes al bolsillo de los trabajadores y de la clase media. Esta pérdida de poder adquisitivo se traduce en caída del consumo y afecta la actividad.

Es cierto que hay algunos sectores, como el de la construcción, que experimentaron niveles interesantes de actividad. Pero la economía en su conjunto se ha visto golpeada. Desde una previsión inflacionaria del 15 % para 2018, pasamos a  una inflación que ya algunos estiman entre el 25 y el 30 por ciento. La expectativa de crecimiento de la economía, que a fin del año pasado se calculaba arriba del 3 por ciento, ahora se ha visto reducida a cerca de un uno por ciento. El acuerdo con el FMI, que obliga a reducir el déficit, y las elevadas tasas de interés que mantiene el Banco Central frente a la suba del dólar, implican un enfriamiento económico.

A pesar de estos datos negativos, la Argentina está en condiciones de recuperarse, poniendo el eje en la producción, protegiendo y estimulando a las Pymes, cuidando el empleo, consensuando un plan estratégico de desarrollo económico, fomentando la inversión productiva y desalentando la especulación financiera, buscando nuevas formas de inserción en el mundo, fortaleciendo el Mercosur y la integración regional, e impulsando inteligentemente el desarrollo tecnológico, que es hoy una de las principales fuentes de riqueza en todo el mundo.

Otros países han logrado salir adelante en situaciones difíciles. Pero esto requiere planificar con acierto, alcanzar grandes consensos de los sectores políticos y productivos, fijarse metas que superen el cortoplacismo y dejar a un lado la improvisación, que ha sido un factor permanente de atraso.

Por José Luis Pallares, presidente del bloque de senadores bonaerenses del Frente Renovador. 

Noticias más leídas
1
“Díaz Pérez ya cumplió su ciclo”
2
EL VOTO MASSISTA, EL KARMA DEL KIRCHNERISMO
3
BULLRICH - CRISTINA, SE PROFUNDIZA LA POLARIZACIÓN
4
Vecinos piden clausura definitiva y traslado de fábrica en Valentín Alsina
5
Díaz Pérez: “En mi gestión se hicieron obras gigantes"